spot_img

El músculo de Las Palmas para ser top portuario mundial tras el coronavirus




El presidente del Puerto de Las Palmas, Luis Ibarra, ha planificado una agenda especial de incursión comercial para que Canarias no pierda el tren de la recuperación del negocio internacional del transporte marítima. Es casi imposible predecir qué traerá 2020 para el transporte marítimo en lugar de la pandemia COVID-19. Sin embargo, vale la pena señalar que incluso antes del brote, importantes cambios normativos y tecnológicos habían comenzado un cambio radical en toda la industria.

Las líneas de negocio de Canarias incluyen envío de contenedores y terminales, logística y transporte de carga, transporte en transbordadores y petroleros, plataformas de perforación semisumergibles y FPSO, exploración y producción de petróleo y gas, astilleros y tiendas minoristas.

El avance del puerto líder en las islas y en el Atlántico Medio tiene dos adversarios, en parte: Sines en Portugal y Lomé en Togo. Ese eje se protagoniza en Las Palmas gracias a MSC, que tiene ingresos por valor de 28.190 millones de euros y 70.000 empleados. Con este músculo, Canarias tiene protagonismo internacional. Tánger, en manos de Maersk, ya es una utopía inalcanzable en estos momentos aunque los fracasos de Algeciras pueden beneficiar al puerto grancanario. El principal problema que tiene Las Palmas es la ausencia de una mano de obra competitiva. En las operaciones donde interviene el personal es donde Lomé arrasaría a Las Palmas.

Con MSC, Las Palmas se conecta con el mundo de forma ágil. Y es que la empresa fundada hace 50 años y con sede en Ginebra, Suiza, Mediterranean Shipping Company es líder mundial en transporte de contenedores, operando una flota de 520 buques que visitan 500 puertos en 200 rutas comerciales en todo el mundo. MSC tiene una red de 493 oficinas y opera en 155 países. Recientemente, se ha centrado en utilizar la última tecnología para emplear soluciones de comercio electrónico para reservas de carga digitalizadas y contenedores inteligentes. El dueño de Opcsa garantiza una rápida recuperación del puerto de Las Palmas.

Pero los cambios no vienen solamente de la mano de la cultura analógica. La tecnología y el big data están desempeñando un papel cada vez más importante en las operaciones diarias de las líneas navieras más grandes del mundo. Se estima que el 10 por ciento de todas las construcciones de barcos nuevos son barcos inteligentes. Un barco se define como tal cuando se utiliza la última tecnología para maximizar el rendimiento en eficiencia operativa, gestión de barcos, cumplimiento normativo, toma de decisiones y responsabilidad ambiental.


Últimos artículos

Contenido relacionado