spot_img

El magnate de Bassadone, dueño de Peninsula (ZEC), y premiado por el puerto de Las Palmas




Este octubre John A. Bassadone recibirá la noticia de que a finales de este año deberá pillar su velero y venir al puerto de Las Palmas previa escala en su adorado Puerto Calero de Lanzarote. Bassadone ha sido premiado por la Fundación Puertos de Las Palmas y en el acto coincidirá con Vicente Boluda, es decir, la entrega de la alta distinción portuaria no es cosa de comerciales. Ya Isabel II le dio en 2015 a su padre, otro gran conocedor del puerto de Las Palmas, la Orden del Imperio Británico por sus servicios a empresas de Gibraltar. En Las Palmas se le premia por apostar por la internacionalización del puerto líder en el Atlántico Medio. Se trata de una de las primeras empresas que se instaló en la ZEC dada la estrechez de margen que hay en el negocio de suministro de combustible de buques en el Atlántico. En Las Palmas tiene un pulso por el negocio con Minerva Bunkering.

Peninsula (sin tilde) se fundó en 1996. El abastecimiento de combustible era una de las actividades clave en ese momento, pero el mercado en Gibraltar era de solo unas 250.000 toneladas y el único proveedor era Shell. El gran mercado de la región era Ceuta y la logística era muy mala. Cepsa Gibraltar, que es una sociedad participada al 50% entre Cepsa y la matriz de Peninsula, Gibunco, estaba llevando a cabo actividades en el lado de las operaciones y el lado comercial lo hacía en Madrid el socio de esa empresa. A medida que Cepsa Gibraltar se expandió, trajo más hardware. Una de las fortalezas para arrancar fue clave la refinería, que está a solo una milla de distancia. Es uno de los magnates del petróleo más importantes del mundo y que pasa gran parte del año en Cádiz.

John A. Bassadone comenzó a trabajar durante unos meses en un búnker italiano relativamente pequeño con una oficina en Londres, como trainee trader allí. Le gustó el negocio y le pidió apoyo a su padre para montar su empresa directamente. Eso era lo suyo, el comercio, y después de ese período de formación tuvo ofertas de otras compañías de corretaje en Londres y surgió la oportunidad de comercializar su propio servicio. Así que creí Peninsula Petroleum en febrero de 1996.

Fue un gran desafío y algo diferente porque era comercial. Todo el negocio consistía en intentar comercializar este producto. Comenzó poco a poco, hubo una inversión de 50.000 dólares en la empresa, pero en el primer año vendió más de 75.000 toneladas. Entonces, el negocio estaba bastante subdesarrollado, en comparación con la actualidad. No fue muy dinámico. Era bastante anticuado y este producto casi se veía como una molestia en lugar de una oportunidad, este producto que sale de la refinería. Fue en gran medida un caso de, aquí hay un precio, lo tomas o lo dejas, así que Bassadone vio un gran nicho.

El primer cliente que tuvo fue P&O y eso es aún más desafiante porque es un crucero que llega a Gibraltar durante seis horas mientras que en otros puertos normalmente paran durante 18 horas, y todo tenía que ser rápido. Competía con Mobil porque P&O tenía un contrato con ellos en Southampton, que era su puerto de origen. Comenzó recargando 500 toneladas y a darle proactiva información que normalmente no obtenía. Es decir: comenzó a aportar cierto valor añadido a capitanes. Y todo eso con dos empleados.

Si en 1996 fueron 75.000 toneladas, al año siguiente 150.000 toneladas, y también le piden esos clientes que capta dar servicio en Canarias. Y se presentó de forma inmediata en el puerto de Las Palmas como proveedor físico. Se expandió en Las Palmas, Ceuta y luego a Panamá en 2001-2002. Se quitó del medio a intermediarios y creó una potente red comercial global empezando por Grecia. Después vino Shanghai, Ginebra, Dubai, Tokio, Oslo, Amsterdam y Seúl. Con esa red, gana clientes como Cargill, Bunge y MSC. Por no hablar de suministros en Panamá, Houston, Algeciras y el mercado ARA (Ámsterdam, Rotterdam y Amberes), que es el segundo grupo de puertos de abastecimiento de combustible más grande del mundo, Fujairah, Los Ángeles Long Beach, Nueva York y Singapur, donde tiene mucho volumen. Peninsula cubre todo el riesgo de precio, de modo que si el precio sube o baja, no afecta positiva o negativamente sus resultados.


Últimos artículos

Contenido relacionado