spot_img

El ingrediente de Canarias que hay en el lío judicial de dueños de Pérez y CIA en Guatemala




El yerno de Felipe González, el canario Eric Bergasa, estuvo negociando con los dueños de Pérez y Cía para gestionar la salida de prisión de un directivo de Pérez y Cía que quedó atrapado en Guatemala. «Si Eric dice que su suegro no sabe nada estos salen corriendo (…) Eric y su suegro son un equipo», contiene una de las comunicaciones privadas intervenidas por las autoridades judiciales y que este fin de semana desvela ABC.

Los hechos ocurrieron en verano de 2017. «Aunque a regañadientes, porque están disgustados por lo mal pagadores que son los Pérez-Maura, alias ‘los ratones’, dos de sus asesores en este asunto ponen sobre la mesa la posibilidad de recurrir a Felipe González a través de su yerno, Eric Bergasa, de manera que su influencia saque al socio de prisión», señala ABC. González y Bergasa López han negado la existencia de estos contactos. Bergasa López es hijo Fernando Bergasa Cáceres, presidente de Redexis, hijo de Fernando Bergasa Perdomo, que en 2020 recibió la Medalla de Oro del Parlamento de Canarias.

En la mensajería digital intervenida a asesores de los Pérez Maura se señala quehay 1,2 millones de euros de presupuesto a finales de agosto de 2018. «Con Eric (…) le pagarían «50 mil» de provisión de capital «y el resto a éxito». «Él me ha pedido firmar con nosotros, no con PM» y agrega ABC que «a los Pérez Maura, y cuando Maestre se interesa por la opinión de los navieros, la respuesta es tajante: Les parece bien».

Villarejo

El excomisario Villarejo ha admitido que su empresa Cenyt suscribió un contrato con el naviero Ángel Pérez-Maura, por el que percibieron 7,4 millones de euros, pero lo ha enmarcado en un contexto de asesoría jurídica. El empresario Armando Mateo Flandorfer que ha explicado que le pidieron participar en el proyecto Pit para relacionarse con los responsables de la empresa APM Terminals Espagna Holdings (APMT), personada en esta pieza como perjudicada por la actuación presuntamente corrupta de la empresa de Pérez Maura, Grup Maritim TCB (GMTCB), en Guatemala. Según su versión, contactaron por él con ese objeto porque sabía danés y ha reconocido que en mayo de 2016 viajó a Guatemala y allí coincidió con Redondo. La Fiscalía ha pedido para él la retirada del pasaporte con la prohibición de salir de España y comparecencias quincenales, medidas sobre las que ahora debe decidir el juez.

Ha reconocido además que el hijo del excomisario, para el que se acordó la retirada del pasaporte con la prohibición de salir de España, figuraba junto a él como apoderado en las cuentas de dos sociedades que recibieron pagos por el proyecto Pit, que se puso en marcha para evitar la extradición de Pérez-Maura a Guatemala y las pesquisas en otros países.

El abogado Rafael Redondo, socio de José Villarejo, ha admitido ante el juez Manuel García Castellón que trataron de contratar también al exjuez Baltasar Garzón para el proyecto Pit, encargo del naviero Ángel Pérez-Maura al excomisario para evitar su extradición a Guatemala, pero finalmente no salió. Redondo ha explicado que fueron Villarejo y el empresario Adrián de la Joya, también imputado en esta causa, quienes contactaron con el exjuez, si bien no ha podido ofrecer más detalles sobre la presunta propuesta que le hicieron a Garzón porque él no se encargó de ese asunto.

De la Joya declaró cuando fue detenido el 8 de mayo que a Pérez-Maura le dijeron que el exjuez de la Audiencia Nacional colaboraría con ellos, pero que no era cierto y que se lo dijeron para de «sacar» un millón más, mientras que Pérez-Maura, que fue arrestado el mismo día, manifestó que se sentía engañado con lo que le dijeron de Garzón.

Ratificaba así la versión ofrecida ayer por el hijo de Villarejo, José Villarejo Gil, que se desvinculó de la gestión directa de los negocios de su padre, pese a que el juez asegura que aparece «en multitud de correos intervenidos» como asistente a las reuniones de Pit y es quien «facilita» teléfonos de «seguridad» a los investigados, entre ellos a Pérez-Maura.

Redondo, que se encuentra en libertad bajo fianza de 100.000 euros tras permanecer 10 meses en prisión preventiva tras ser detenido junto a Villarejo en la operación Tándem, ha insistido en que el trabajo que realizó Cenyt para Pérez-Maura se ciñó por su parte en la elaboración de informes de naturaleza jurídica y de asesoramiento global sobre su situación procesal en España y en Guatemala.

García Castellón y los fiscales del caso también le han preguntado sobre la intervención del exembajador de Guatemala en Estados Unidos Julio Ligorría, al que el juez, tras tomarle declaración como investigado, le impuso comparecencias mensuales y la obligación de comunicar cualquier salida de España. El juez también destacaba que dos de los investigados en esta pieza, el empresario Adrián De la Joya y el abogado Enrique Maestre, reconocieron cuando fueron detenidos en mayo que el exembajador cobró por Pit, tal y como corroboran las anotaciones de pagos recibidos por Ligorría encontradas en el registro de la empresa vinculada a Pérez Maura, Pérez y CIA.


Últimos artículos

Contenido relacionado