El chavista que busca negocios en el Puerto de Las Palmas

El empresario amigo del dictador bolivariano Nicolás Maduro Ricardo Fernández Barrueco ha encontrado en el Puerto de Las Palmas el caldo de cultivo necesario para buscar socios con los que entrar en el negocio portuario. De origen familiar de Canarias, según destacan en su entorno fuentes conocedoras de la operación a Puertos928, Fernández Barrueco tiene un patrimonio empresarial de 1.600 millones de euros y es uno de los beneficiarios del histórico Banco Canarias. En España tenía una empresa radicada en Sotogrande hasta 2010 especializada en el negocio del comercio de pescado.

Fernández controla una red de 270 empresas en industrias tan diversas como la pesca de atún y la banca. Es el dueño de Proarepa y uno de los mayores proveedores de la cadena venezolana Mercal, los supermercados subsidiados de propiedad estatal venezolana. Nombres: Maicera Proarepa, Pronutricos, Venarroz RSA, Monaca, Derivados Demaseca, Profinca, Coave, Ríos Algodonera Sur, Caica y GGOriente. Fernández Barrueco ha ordenado indagar el estado de salud de empresas del sector de reparaciones navales que estén en venta.

Barrueco comenzó su carrera como propietario de una pequeña empresa de vehículos industriales. Durante la huelga general venezolana de 2002–2003, saltó a la fama cuando ayudó al gobierno al prestarles sus vehículos para apoyar los intentos del gobierno de mantener la distribución de alimentos durante la huelga. De esa operación, la red de distribución desarrollada durante la huelga se convirtió más tarde en la cadena Mercal de supermercados estatales regulados.A mediados de 2009, Fernández adquirió Digitel GSM de Oswaldo Cisneros por 800 millones. En septiembre y octubre de 2009, Fernández lideró un grupo de inversores para hacerse cargo de cuatro bancos: Canarias, Confederado, Bolívar y BanPro, que en conjunto representan el 5,7 por ciento del sector bancario de Venezuela.  A finales de 2009, Fernández fue arrestado en Venezuela por diversos cargos, incluida la apropiación indebida de fondos, en relación con la adquisición debido a problemas de liquidez de los cuatro bancos adquiridos por Fernández.

Todavía permanece bajo custodia, no se ha establecido una fecha para el juicio. [5] Sus bancos estaban entre los varios que fueron tomados por el gobierno durante la crisis bancaria venezolana de 2009-2010.; varios se fusionaron en el nuevo Banco Bicentenario. El Grupo Proarepa de Fernández Barrueco suministró la cadena Mercal venezolana de supermercados estatales subsidiados, proporcionando alrededor del 10% de la harina de maíz del país. La compañía fue asumida por el gobierno venezolano en enero de 2010 y puesta bajo el control de las Unidades de Producción Socialistas (UPS).