El Brexit empuja a los leales del IRA a blanquear con la caballa y sardina cerca de Canarias

Los herederos del IRA siguen buscando actividades para blanquear dinero que tienen en el extranjero y retornarlo al circuito legal empleando compras de servicios navales con el apoyo de figuras profesionales de alto nivel en Dublín para supervisar la adquisición y gestión de buques de pesca con operaciones en África occidental y Las Palmas. El Brexit ha generado un descenso de la pesca en las aguas británicas y se prevé un desmantelamiento de barcos «pero nadie esperaba que con barcos a bajo precio en Irlanda se hayan detectado compras de buques descatalogados en África occidental y que escapan del control de capturas europeo de caballa, jurel y sardinas», dijo a Puertos928 un funcionario irlandés esta semana.

Las tensiones posteriores al Brexit han surgido en el sector pesquero y el nuevo sistema de permisos para los barcos pesqueros irlandeses en aguas británicas está generando un efecto llamada en Las Palmas de operadores no tradicionales. Solo una pequeña fracción de toda la flota irlandesa ha recibido permisos para el acceso continuo a aguas británicas, con una cuota reducida como resultado del Brexit. Solo se han concedido permisos temporales a 141 barcos de la lista completa de 1.900 barcos irlandeses en el Reino Unido.

El efecto Brexit es nuevo para el sector pesquero pero la presencia de capital irlandés en este negocio en las islas no. En 2019 la académica Evan Smith publicó su investigación ‘Creación del nexo entre seguridad nacional y fronteriza: operaciones antiterroristas y seguimiento de visitantes de Oriente Medio y África del Norte al Reino Unido’. La revista Terrorism and Political Violence ha estudiado las actividades y funciones tanto del IRA como de las organizaciones paramilitares leales en el pasado.  Uno de los estudios sobre el IRA describe a la organización como «uno de los grupos terroristas más altamente organizados y sofisticados que haya visto el mundo, con la campaña paramilitar de mayor duración».

Los leales del IRA obtienen ingresos de los robos a mano armada en Irlanda y en el extranjero, el fraude, la extorsión, el comercio de productos falsificados y la operación de negocios tapadera. Las operaciones de blanqueo de capitales en Canarias deberían estar coordinadas por un contable de Dublín junto con un expertos en fraudes financieros en banca y con experiencia en al compra de buques e inversiones en el sector inmobiliario.

Irlanda dice que la pérdida de los derechos de pesca del Reino Unido en el acuerdo comercial Brexit es desproporcionadamente alta y espera que los socios de la UE compartan más la carga. Las pérdidas de captura de Irlanda en términos de precios son aproximadamente el doble de las previstas para las flotas de otras naciones de la UE que operan en aguas británicas. Las pérdidas son más acusadas para la captura más valiosa de Irlanda, la caballa.

En privado, los funcionarios irlandeses admiten que será difícil poner a los socios de la UE en peligro de sacrificar aún más sus propias cuotas. «Debemos actuar con cuidado al plantear este tema, dado el apoyo que ha brindado Europa a Irlanda en asuntos de importancia crítica, particularmente en la defensa del Protocolo de Irlanda del Norte», dijo un funcionario del gobierno, que habló con la condición de que no fuera identificado.

Según el pronóstico del Departamento de Agricultura de pérdidas pesqueras por Brexit, Irlanda sufre, con mucho, el mayor impacto financiero entre los ocho estados de la UE que pescan en aguas del Reino Unido. La capacidad de Irlanda antes del Brexit para pescar en aguas del Reino Unido valía 288 millones de euros al año, según los precios del mercado irlandés de 2019. Esto, dice, se reducirá en un 15 por ciento, lo que representa una pérdida anual de 43 millones de euros.

Irlanda admite que sus cálculos, como todos los asuntos relacionados con los peces, intentan capturar un objetivo en movimiento. De hecho, los pescadores de Irlanda argumentan que las cifras del gobierno subestiman enormemente la verdadera profundidad de las pérdidas. Advierten que una cuarta parte de los puestos de trabajo en el sector están en riesgo y ven el desmantelamiento de muchos barcos de la flota pesquera de 2.000 barcos de Irlanda como el único resultado probable a menos que parte de la cuota perdida del Reino Unido pueda recuperarse de los socios de la UE.

Está en juego una industria que emplea a unas 10.000 personas directamente y 4.000 más en las fábricas de procesamiento de pescado. El análisis oficial del Departamento de Agricultura de Irlanda encuentra que la proporción de caballa capturada en sus aguas de Gran Bretaña aumentará del 58 por ciento al 69 por ciento, mientras que la de Irlanda caerá del 21 al 16 por ciento, una pérdida anual de caballa por valor de 27 millones de euros.