spot_img

EDPR espera tener 144 megas de eólica marina en Las Palmas antes de 2024




EDP ​​Renewables (EDPR), controlada por capital chino, cuarto mayor productor de energía renovable del mundo, quiere liderar el desarrollo de parques eólicos marinos que flotan en todo el mundo y eso pasa por Las Palmas. Ahora planea lleva el foco en las aguas de Canarias. Tras su experiencia frente a las costas de Portugal, a 20 kilómetros de la costa de Viana do Castelo, con el proyecto Windfloat Atlantic, un parque de tres aerogeneradores por un total de 25 MW, espera desarrollar nuevos parques con la misma tecnología flotante en el sureste grancanario.

Para ello, ya tiene alianzas con Windfloat Atlantic en un proyecto impulsado por el consorcio Windplus formado por Ocean Wind (OW) , la joint venture EDPR con la gasista francesa Engie, Repsol y Principle Power y con los que ha lanzadop el primer parque eólico flotante semisumergible del mundo.

Uno de los proveedores que estaban operando en esta órbita con vistas al mercado de las islas Canarias es Vestas. Pero el fabricante de aerogeneradores anunció este septiembre el cese de la producción en tres plantas de España, Alemania y Dinamarca como parte de la integración de sus negocios terrestre y marino. La medida afectará a unos 650 empleados de las fábricas de Vestas en Lauchhammer (Alemania), Viveiro (España) y Esbjerg (Dinamarca), según informó la empresa.

«La rápida transición energética actual, la rápida introducción de nuevos productos y la reciente integración de nuestro negocio ‘onshore’ (en tierra) y ‘offshore’ (marítimo) nos obligan a seguir madurando y evolucionando nuestra red de cadena de suministro y nuestra huella de fabricación», dijo en un comunicado el director de operaciones de la empresa, Tommy Rahbek Nielsen.

El año pasado, Vestas asumió el control total de su empresa conjunta en alta mar con Mitsubishi Heavy Industries con el fin de aumentar su exposición a la energía eólica marina, que está recibiendo más atención de los Estados de todo el mundo, que pretenden reducir las emisiones para cumplir sus objetivos climáticos. Las plantas de España y Alemania, con 115 y 460 empleados respectivamente, se cerrarán a finales de este año, mientras que la planta danesa, con 75 empleados, se cerrará durante la primera mitad de 2022, dijo el grupo.


Últimos artículos

Contenido relacionado