Editorial: Tras la salida de Galván llega el turno para Asocelpa

Este martes cuando se supo la dimisión del hasta ahora gerente de la Fundación Puertos de Las Palmas, Galván Montesdeoca, algunos patronos llamaron a Puertos928 a felicitar por la cobertura informativa que este diario ha prestado sobre la opacidad con la que se estaba gestionando la entidad y que ha generado su dimisión. La reacción nuestra no es esa, nosotros no estábamos contentos. Para nosotros ha sido responder a las demandas de información a nuestros lectores a sabiendas de las múltiples puertas que nos hemos cerrado por cumplir con nuestro deber. Esos mismos patronos seguro que llamaron al dimitido gerente para animarle y estar a su disposición.

Es momento de mirar al futuro y, si se opta por no cerrar la entidad cosa que nos parece lo más lógico, es importante recordar que Asocelpa no ha estado en los últimos 17 años formando parte de la Fundación Puertos de Las Palmas y fue quien la creó. Una salida de transición sería subcontratar la gerencia en Asocelpa. De hecho, la ampliación de Fedeport a Tenerife permite la salida de la Fundación Puertos de Las Palmas en favor de la histórica patronal de Las Palmas. No tiene lógica que el contribuyente de Las Palmas financie la promoción de otros negocios en otros ámbitos portuarios. Lo dijimos en verano pasado: la Fundación Puertos de Las Palmas debe reorientar su modelo a su estado original. Es decir: se un motor de la defensa de una economía basada en la ética y buenas prácticas corporativas, como ocurre en los mejores puertos nórdicos. Si en Las Palmas gusta atender a las empresas europeas, lo lógico es que el comportamiento empresarial sea europeo y no de Corea del Norte. Es hora de olvidar de una vez la economía del salvoconducto y que cada empresa financie su promoción privada.