Editorial: ¿Fundación Puertos de Las Palmas o Gürtel portuaria?

Lo dijimos el 14 de febrero de 2021: es preciso abrir el patronato Fundación Puertos de Las Palmas (Fupulpa) a nuevas instituciones que se encuentran excluidos de la actividad portuaria como Policía Portuaria, Guardia Civil, AEAT, Policía Nacional, realizar una auditoría forense, crear un sistema de compliance, hacer un reenfoque a la realidad postpandemia y dejar el comercio exterior al presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Cuando en marzo de 2021 algunos funcionarios vieron la portada de Puertos928 sobre la ausencia de perfil de contratante y que era obligatorio desde 2015 se echaron a temblar. Otros reaccionaron como acostumbraban a hacerlo, descalificando a este periódico. Pero ya el asunto es imparable.

A finales de 2020 Puertos928 comenzó a hablar de los contratos opacos en la Fupulpa nadie imaginaba que un chiringuito con un presupuesto de 800.000 euros anuales iba a conmocionar la vida política y económica del puerto de Las Palmas en la primavera de 2021. ¿En qué se van los 800.000 euros de presupuesto con una plantilla de 3 personas? ¿A estudios sobre licitaciones internacionales? ¿Qué datos hay de los ingresos de Megaturbinas Arinaga, de la que es accionista? ¿Alguien sabe dónde se encuentra el Estudio de Viabilidad de Utilización del Puerto de Las Palmas para la Distribución de Frutas Provenientes de Brasil’, que se supone hizo la Lovaine School of Management de la Universidad Católica de Lovaina tras un convenio entre Fupulpa y la Asociación Brasileña de Exportadores y Productores de Frutas y sus Derivados (Abrafrutas)?

Acabar con la ovejunización

Si lo de una agencia de viajes es droga dura, nosotros nunca dijimos nada de relaciones familiares entre el gerente y la empresa por prudencia, ahora se ha comprobado la existencia de una mecánica de doble facturación. ¿Tiene lógica que los socios isleños de la griega Lavinia Corporation acudan a una entidad cultural como la Fupulpa para facturar a Inerza un informe infumable sobre TIC pagado por un proyecto Interreg por 15.000 euros? ¿Qué necesidad tiene una empresa de ese prestigio meterse en este lío y además formar parte del proceso de selección del nuevo gerente? El artículo 14 de la Constitución, proclama: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna»?

¿Duda alguien que la Comisión Europea va a abrir un expediente informativo en un momento clave para la llegada de ayudas a las islas por la reconstrucción del mercado tras la pandemia del Covid19? ¿No comprenden cuán disparatado es emplear una entidad pública para financiar crecimiento privado? ¿Lo que se ha hecho lo han replicado en empresas como Boluda, HPS o Zamakona Yards? ¿Comprende alguien que la prestigiosa Armada Española forma parte de la Fundación Puertos de Las Palmas? Las empresas y el entorno que se ha beneficiado de manejar autocontrataciones por y desde la entidad están contribuyendo a dar una imagen deplorable de la llamada clase portuaria, que se está comportando, efectivamente, como una clase. Todos (patronales y sindicato) deben marcharse, Ibarra mantener la presidencia como es lógico, designar un nuevo patronato de personas de reconocido prestigio con empresarios sin intereses en la gestión del negocio portuario y dedicarla a lo que dicen sus estatutos en su preámbulo: acción social, formativa y cultural. Si se está en la entidad se debe abstener de venderle servicios.