spot_img

¿Dejará el capital gallego que Astican compre Hijos de J. Barreras?




El PP en Galicia está buscando salida al astillero vigués Hijos de J. Barreras y al que optará Astican a través de su filial peninsular Astander. De momento, se sabe que hay otros grupos interesados por el negocio aunque la Xunta de Galicia prefiere una fuerte presencia de capital gallego en la estructura financiera que salve a la empresa. La Xunta avalaría para que un operador privado concurra a la SEPI y opte a fondos de la UE.

Desde un punto de vista técnico la plataforma gallega serviría a la empresa radicada en el puerto de Las Palmas para: aprovechar experiencia en construcción naval en turismo y yates de lujo, optar a negocios vinculados al eólico marino y no depender de funcionarios ecologistas de Gobierno de Canarias que impiden su desarrollo en Las Palmas.

Canarias es uno de esos territorios de la UE donde al mismo tiempo que se presenta a Astican como un modelo de inversión socialmente responsable y un ejemplo de negocio rentable sus funcionarios frenan su crecimiento con cuestiones como la presencia de yacimientos arqueológicos de caracoles de hace 3.000 años en las inmediaciones de su plataforma en el puerto de Las Palmas. Instalarse en Galicia quitará inversión en Canarias y quebraderos de cabeza a la compañía.

En mayo, la Xunta de Galicia remarcó que la empresa debe “acreditar carga de trabajo” para poder cofinanciarla con una cantidad que se completaría con lo que Barreras solicitó al fondo de solvencia de la SEPI, unos 30 millones de euros. Astican viene de hacerse con los astilleros de Balboa en Panamá y tiene cerca de la planta gallega a Astander. Astander se está haciendo con carga de trabajo de Barreras a la vista de la parálisis del negocio.

Hijos de J. Barreras contrató los servicios de la firma de consultoría internacional Kroll para buscar “alternativas que garanticen su estabilidad y viabilidad”, según consta en una comunicación remitida a los empleados. El astillero en manos de la división de cruceros de lujo de Ritz-Carlton señaló que la contratación se ha realizado con el objetivo de “apoyar y reforzar la estrategia de la compañía” de cara a detectar alternativas para “garantizar su estabilidad y viabilidad”. Así, trasladó su “bienvenida” a la consultora y confió en que los trabajadores colaboren “en todo aquello que pueda necesitar para desarrollar con éxito sus funciones”.

Esta situación se produjo después de que Barreras anunciase que había empezado a saldar la deuda por 58 millones de euros que contrajo con entidades financieras (43 millones) y la industria auxiliar (15 millones) por la construcción del crucero Evrima, trasladado a la unidad de negocio de Astican en Santander para ser pintado.

En declaraciones remitidas a los medios este verano, el secretario comarcal de CIG, Alberto Gonçalves, advertía de que los “movimientos” realizados por la empresa en las últimas semanas “anticipan un desenlace fatal” que “tendría consecuencias gravísimas para el conjunto del sector naval de Vigo y su industria auxiliar”. “La caída de Barreras puede ser el definitivo golpe letal para el naval de Vigo”, alertó. Así, incidió en que “no se puede permitir que un sector estratégico para la industria viguesa desaparezca”, por lo que ha llamado a la Xunta y al Gobierno “dejar de mirar para otro lado” y a “actuar para asegurar la continuidad de Barreras” y “blindar” el futuro del sector. Ante esta situación, ha apostado por la intervención del astillero y ha vuelto a pedir al alcalde, Abel Caballero, que convoque el Consello Social de la ciudad.

Por su parte, UGT reclamó que la empresa presentase un plan de negocio al considerar que la situación de financiación del buque, que “parece estar encauzada”, no resulta “suficiente para apuntalar el futuro del astillero”. También apeló a la colaboración entre los distintos agentes sociales, Barreras, la Xunta y el Gobierno de cara a buscar una solución.


Últimos artículos

Contenido relacionado