spot_img

¿Debe la Policía Portuaria integrarse en las FSE como Guardia Civil o CNP?

Hay un antiguo debate sobre el papel del Cuerpo de la Policía Porturia de España para reclamar que se integren en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La Policía portuaria, que cuenta con algo más de 2.200 agentes.

La pandemia ha traído cosas como la importancia de este cuerpo de seguridad y la necesidad de dotarles más medios en aquellos territorios. En julio de este 2020 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dado la razón al sindicato Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar al anular la bolsa de empleo para policía portuaria de Algeciras, publicada en marzo de 2017. En ese mismo año, en agosto, Coordinadora accedió a la presidencia del comité de empresa de la autoridad portuaria del enclave andaluz y una de sus primeras medidas fue dejar sin efecto la bolsa de empleo de este organismo. Según los representantes sindicales, en sus bases encontraron múltiples irregularidades, especialmente en la regulación de las pruebas de acceso, que habían sido promulgadas por el comité de empresa saliente.

¿Qué temen los estibadores? Pero también hay guerra fría. La central conservadora Coordinadora no para de bloquear el crecimiento del cuerpo y propone anular las funciones de seguridad que realiza la Policía Portuaria, de acuerdo con el Sindicato Profesional de Policía Portuaria.

En Las Palmas la necesidad de mejorar la seguridad ha llevado a Luis Ibarra a destinar dinero para mejorar las dotaciones de la Guardia Civil con un inmueble nuevo dotado de los mayoress avances en tecnologías de la información y seguridad. Lo cierto es que la química entre Guardia Civil y Policía Portuaria de Las Palmas es total.

Artemis Casañas Rodríguez, portavoz del Sindicato Profesional de Policía Portuaria, de Las Palmas, ha dicho en una comparecencia en el Congreso de los Diputados que «si nos vamos al día a día, los puertos soportan un volumen de tráfico superior al de las pequeñas ciudades, agravado además por la variedad de tipos de vehículos, desde los pesados o maquinaria de gran tamaño, a turismos, motocicletas e incluso bicicletas, que es lo usan normalmente algunos barcos de pasaje o la propia tripulación del barco. Todo ello se traduce en multitud e infinitas intervenciones de la Policía portuaria, ya sea en materia de control y regulación, denuncia de las infracciones detectadas, accidentes de tráfico, etcétera».

Una historia intachable

 

Los orígenes históricos del hoy denominado Cuerpo de Policía Portuaria datan de la época del Rey Carlos III de España (1759-1788). Bajo su reinado se crea el Real Cuerpo de Celadores y Guardamuelles, destinados a la vigilancia y regulación del tráfico marítimo.

En el siglo XVII, se desarrolló, en Las Palmas diferentes secciones de inspección, con un nutrido cuerpo de alguaciles destinados a la vigilancia y regulación del tráfico marítimo procedente de América, entre los que sobresalen el juez de Indias, el de la Inquisición, y el de arribada.

Posteriormente en el año 1869, en el transcurso del periodo de interregno del Gobierno Provisional del General Francisco Serrano y Domínguez, se promulgó una Real Orden para la regulación y transformación de los distintos Cuerpos de Alguaciles encargados de la custodia y vigilancia de los puertos en un único Cuerpo de Guardamuelles, hoy Cuerpo de Policía Portuaria.

La Constitución, en su artículo 149.1.20, atribuye a la Administración del Estado la competencia exclusiva en materia de puertos de Interés general, siendo la legislación portuaria la que atribuye a las Autoridades Portuarias y a Puertos del Estado como Las Palmas la ejecución de dicha competencia exclusiva.

Los Cuerpos de Policía Portuaria arrastran en la actualidad, graves problemas derivados de la falta de un marco regulador claro y concreto que resuelva las distintas interpretaciones acerca de las competencias y funciones de los Cuerpos de Policía Portuaria de las 28 Autoridades Portuarias.

Esta situación de olvido institucional y desamparo regulador se lleva manteniendo desde hace casi 30 años. En el año 1992, las antiguas Juntas del Puerto se transformaron en las actuales Autoridades Portuarias, siendo a partir de dicho cambio cuando los Cuerpos de Policía Portuaria entraron en un limbo de regulación.

En 2011 tras diecinueve años de vigencia de la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado de la Marina Mercante y ocho años vigencia de la Ley 48/2003, de 26 de noviembre, de régimen económico y de prestación de servicios de los puertos de interés general, ambas leyes quedan derogadas y sustituidas por el actual Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante. En esta última ley, el artículo 295 vuelve a obligar al Organismo Público Puertos del Estado a la elaboración de un reglamento que regule las funciones de los Cuerpos de Policía Portuaria.

Para la Plataforma de Policías Portuarios «entendemos que actualmente es necesario y primordial que el Cuerpo de Policía Portuaria, siendo este un cuerpo policial estatal, quede incluido al amparo de la Ley Orgánica 2/1986, de 13 marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad». Quizás la pandemia del Covid 19 traiga en 2021 o 2022 buenas noticias a un colectivo profesional honesto y necesario para la seguridad de las operaciones logísticas y el comercio.

 


Últimos artículos

Contenido relacionado