De Ita Sosa a Carmen Gloria Rodríguez: el poder de las mujeres en el puerto de Las Palmas

El puerto de Las Palmas debería pasar a llamarse ‘Puerta de Las Palmas’. Salvando este chascarrillo hay que tener en cuenta que el matriarcado se impone en la infraestructura que está salvando a Canarias de la bancarrota por la quiebra del turismo de todo incluido y que ya RIU ha reconocido. El salvoconducuto para circular en el puerto de Las Palmas requiere hilar muy fino porque en decisiones clave hay que pasar por la firma de mujeres. Y eso pasa tanto con la guardamuelles Ita Sosa o la jefa de personal Carmen Gloria Rodríguez, profesional de la máxima confianza de los presidentes portuarios.

Los nombres propios de las decisiones pasan por Elena Marín Delgado, Antonia Bordón Guerra, Araceli López Mentado, María Isabel González Hernández, Rosario Saá Sánchez o la jefa de ejecución presupuestaria, Josefa Viera Cabrera. En la dársena de Embarcaciones Menores, es decir, en la Marina LPA Dácil La Camera Pérez. Sin el visto bueno de María Bosch o Ana Castillo las licencias de operaciones en el puerto de Las Palmas son imposibles.

Ita Sosa

Culmina en los próximos meses su ciclo laboral en la Autoridad Portuaria de Las Palmas. La primera ‘guardamuelles’ de España se jubilará con la satisfacción de haber marcado un camino hacia la igualdad de género en la Policía Portuaria -a la vista de las cifras, muy poco transitado todavía- que este lunes, 8 de marzo, ha reconocido la entidad. 39 años después de obtener la plaza de ‘guardamuelles’, en 1982, Ita Sosa reivindica su impronta. “En mis años de patrulla he dialogado mucho para entender y resolver los problemas a pie de muelle; eso no es ser ‘blandita’, sino empática”.

La celebración del 8 de marzo se ha focalizado en la Policía Portuaria, al ser el colectivo de la Autoridad Portuaria de Las Palmas con menor presencia de mujeres, siendo además casi la mitad de la plantilla de la entidad. En Gran Canaria trabajan en la actualidad tres mujeres policías portuarias (el 0,04 por ciento del colectivo en la isla), en Fuerteventura otras tres (el 16 por ciento del colectivo en el Puerto de Puerto del Rosario) y en Lanzarote cinco (el 26 por ciento del colectivo en el Puerto de Arrecife). “En mis años de patrulla he dialogado mucho para entender y resolver los problemas a pie de muelle; eso no es ser ‘blandita’, sino empática”.

Con este pequeño reconocimiento al que asistieron, además de Ita Sosa, el director Francisco Trujillo, la jefa de Recursos Humanos y Organización, Carmen Gloria Rodríguez, el jefe de Operaciones Terrestres y Policía Portuaria, Ricardo Martín, y las agentes Rosa María Jiménez y Ana Vanesa Medina, la APLP visibiliza el camino recorrido hacia la igualdad laboral en la entidad y pone el acento en el trecho que queda por avanzar globalmente, pero en especial en algunos colectivos como el de la Policía Portuaria, cuyo peso en el total de la plantilla de la entidad determina el mayor o menor grado de equilibrio entre trabajadores y trabajadoras.