De Astican a la Antártida: Cruise Management International no deja apoyar a Las Palmas

En Las Palmas las empresas y profesionales están muy orgullosos de atender a las mejores flotas internacionales de buques tanto para actividades extractivas como las de ocio y turismo. Precisamente no es todo el turismo de cruceros de sol el que viene a Las Palmas para operaciones sino para reparaciones en el caso de buques de dimensiones lógicas para moverse en las protegidísimas aguas de la Antártida.

Este es el caso Cruise Management International (CMI), que ha destacado en su último boletín interno el esfuerzo de Astican en atender a la empresa de cruceros con pulcritud y eficiencia. A lo largo de la pandemia del Covid19 la multinacional ha transformado sus buques con el apoyo de empresas líderes del sector como la empresa canaria de reparaciones y construcción naval. A la experiencia de saber navegar en hielo se suma que las adaptaciones se hacen en el puerto de Las Palmas.

Cruise Management International (CMI) tiene una creciente flota de barcos bajo su paraguas, incluida una flota de barcos de expedición donde supervisa la gestión técnica. La empresa se ha convertido en una autoridad en cruceros desde la logística operativa hasta el manejo del cumplimiento y las regulaciones en áreas remotas con capitanes que tienen gran experiencia.

La flota total de CMI se ubica en 19 barcos a finales de año, lo que permite adquirir sinergias. Con cuatro barcos en la Antártida la temporada antes del Covid19, la compañía compró unas 8.200 toneladas métricas de combustible y ahora deberá restablecer el servicio extremando todas las medidas de seguridad tanto para pasajeros como para el medio natural.

El departamento de operaciones portuarias y logística de embarcaciones de la empresa está detrás de los ahorros en abastecimiento de combustible y también ayuda con la planificación del viaje y las operaciones portuarias en Las Palmas. La planificación del itinerario se realiza en estrecha colaboración con sus clientes chárter.

Con sede en Miami, cuenta con un personal de 45 personas que supervisa la gestión técnica, incluida la planificación de operaciones, los diques secos, el mantenimiento, la tripulación y todo lo demás relacionado con la gestión de cruceros. La empresa ha tenido encargados 40 barcos pequeños con protección especial al medio ambiente.

Las instalaciones de Astican han sido el espacio donde se han refugiado buques de Cruise Management International durante su parada por la pandemia Covid-19. Así, buques como Ocean Diamond han sido perfilados en Astican a espera de la reapertura del negocio este 2021 y afrontar 2022 con las pilas cargadas.