spot_img

Dan asilo a siete tripulantes iraníes del buque Oceanic 5000 en Las Palmas

El Ministerio del Interior ha considerado justificadas las razones por las que un total de siete tripulantes del buque Oceanic 5000 en el puerto de Las Palmas son merecedores de asilo político en la UE. Estados Unidos mantiene el control sobre las operaciones de reforma en el buque Oceanic 5000 que se desarrollan en las instalaciones de Las Palmas de Hidramar, según dijo a Puertos928 una fuente oficial norteamericana este jueves.

Parte de la tripulación del buque es iraní y al menos siete tripulantes han pedido asilo político en España. De esos 7 tripulantes dos están acogidos por CEAR en un piso y tienen protección policial. El resto se ha desplazado a la Península por temor a represalias. Los abogados de los tripulantes han recomendado a sus clientes no hacer declaraciones a la prensa por miedo a que las familias en Irán sufran castigos del régimen de los ayatolás.

Fuentes jurídicas conocedoras del proceso indicaron este jueves a Puertos928 que «el asunto se ha llevado con mucha prudencia» y que «las autoridades españolas y las norteamericanas saben del caso de los siete tripulantes». Algunos de esos marineros se han marchado a la Península argumentando temer por su vida. A todo ello, la empresa propietaria del buque ha tenido a la plantilla sin cobrar salarios.

Los marineros que han pedido asilo ante Cuerpo Nacional de Policía en Las Palmas han denunciado que parte de la maquinaria que se estaba empleando en las reparaciones era para ejecutar obras para Gazprom, cosa que la naviera propietaria ha negado.

De momento, el operador de reparaciones navales y el consignatario Alfaship no tienen constancia de expediente de ningún tipo han escapado de posibles sanciones tras el giro de EE.UU sobre el gasoducto que la rusa Gazprom ejecuta en Alemania, el Nord Stream 2, que une Rusia con Alemania a través del Mar Báltico. La obrá está casi terminada y el Oceanic 5000 en teoría debió hace semanas salir de España. De hecho, tenía que salir a principios de mayo de Canarias y sigue en la capital grancanaria.

Estados Unidos anunció este mayo que no sancionará aunque sí vigilará a los proveedores de Nord Stream 2 y en ese circuito incluye a las empresas que sean contratadas para reformas en el cablero Oceanic 5000, que a su vez forma parte de un conflomerado empresarial georgianoomaní de capital iraní, según han denunciado tripulantes que han pedido asilo.

Estados Unidos ha decidido mantener vigilancia y renunciar a las sanciones contra la empresa detrás del gasoducto Nord Stream 2 porque el proyecto estaba “casi terminado por completo” y porque «hacerlo podría haber dañado los lazos con Europa». En los últimos años, Washington impuso sanciones a las empresas involucradas en la construcción del gasoducto submarino gemelo y se opuso firmemente al proyecto, que se espera que aumente la importancia de Alemania como país de tránsito que abastece al resto del continente con gas natural de Rusia.

El gasoducto Nord Stream 2 atraviesa las zonas económicas exclusivas de cinco países: Rusia, Alemania, Dinamarca, Finlandia y Suecia. Los costes estimados del proyecto ascienden a 9.500 millones de euros y se cree que Alemania recibiría tarifas de tránsito ventajosas cada año para transportar gas a las naciones de Europa del Sur y del Este, a un coste potencial de tránsito inferiores a los de Ucrania.

En junio de 2015, se firmó un acuerdo para construir Nord Stream 2 entre el gigante energético estatal ruso Gazprom, Royal Dutch Shell, la empresa alemana de servicios públicos E.ON, la multinacional austriaca integrada de petróleo y gas OMV y la multinacional francesa Engie. El acuerdo se hizo a pesar de las sanciones impuestas a Moscú por la Unión Europea y Estados Unidos tras la anexión rusa de Crimea en 2014, así como las acciones rusas en la región rica en carbón de Donbass en el este de Ucrania.

Una vez completado, se espera que Nord Stream 2 prive a Ucrania de hasta 3 mil millones en ingresos anuales al permitir que Rusia eluda a la ex república soviética al transferir gas a Europa. Esa es una de las razones por las que el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, expresó sus temores de que Estados Unidos y Rusia lleguen a un acuerdo, diciendo: «Marcaría una importante victoria geopolítica para la Federación de Rusia y una nueva redistribución de las esferas de influencia».

Aún así, por muy cerca que esté, el oleoducto Nord Stream 2 aún no está completo. La posibilidad de detener la realización del proyecto puede ser baja, pero eso podría ser el resultado de una confrontación a gran escala entre Ucrania y Rusia por el Donbass o la muerte del crítico del Kremlin Alexey Navalny, quien ha estado encarcelado desde enero. Y desde el otro extremo, el Kremlin ve a la UE como un socio poco confiable, lo que significa que Nord Stream 2 podría muy bien ser el último proyecto conjunto entre Europa y Rusia, al menos en esta fase de una “nueva Guerra Fría”.

Eso, sin embargo, no significa que el Kremlin y Occidente romperán todos los lazos económicos. En 2018, a pesar de las sanciones contra Rusia, alrededor del 40 por ciento de las importaciones de gas natural a la UE se obtuvieron de Rusia, lo que convirtió a Moscú en el mayor proveedor de gas natural del bloque. Estos lazos no se deshacen rápidamente.

Aunque Alemania es un aliado de Estados Unidos y aún alberga a unos 38.000 soldados estadounidenses, ha optado por estrechar lazos energéticos con Moscú, incluso a riesgo de un grave deterioro de las relaciones con Washington. Se supone que el Kremlin será el principal ganador una vez que se construya el oleoducto Nord Stream 2.


Últimos artículos

Contenido relacionado