spot_img

Cumbre Anacef-África en Las Palmas: el sector pendiente de la reactivación

Anacef concentró este jueves en la capital grancanaria al poder del sector pesquero en España y África occidental para analizar las potencialidades del mercado tras la pandemia por Covid19. Entre otros, la capital grancanaria acogió a Malam Sambu, ministro de pesca de Guinea Bissau. El Fondo Europeo Marítimo de Pesca ha cooperado en que Canarias haya acogido este encuentro de alto nivel técnico al tiempo de gran precisión política por la presencia de un ministro de Guinea Bissau, clave en el negocio pesquero comunitario.

Anacef movilizó, con la coordinación técnica de InXenia y apoyo de Casa África, Abanca, Usail, mutua Murimar, astilleros Armón y Fedeport, la agenda de Isabel Artime García, directora General de Pesca Sostenible de la Secretaría de Pesca del Gobierno. El presidente de Anacef, Francisco Freire Lino, subrayó la alta preparación de las empresas españolas del sector pesquero para frontar nuevos retos medioambientales en presencia virtual del Emmanuel Berck, Jefe adjunto de la unidad de Acuerdos sobre pesquerías sostenibles y asuntos comerciales de DG Mare; Antonio Lizcano, subdirector de Acuerdos y Organizaciones Regionales de Pesca del Gobierno de España; Lamine Camara, director de Gestión de Recursos y Estudios del Ministerio de Pesca y Economía Marítima de Mauritania; Momodou S. Jallow, subjefe del Departamento de Investigación y Desarrollo de Pesca de Gambia.

La cumbre contó con la presencia de Souad Kifani, Coordinador del Comité Científico. Instituto Nacional de Investigación Pesquera de Marruecos y de Albertino Martins, director General de Recursos Marinos de Cabo Verde. Juan Carlos Martín Fragueiro, gerente de Anacef resaltó el papel de los puertos de Canarias en este mercado.

 

Y es que el sector pesquero ha celebrado el acuerdo alcanzado por la Unión Europea (UE) con Senegal para las capturas de atún al entender que «se ajusta» a las demandas trasladadas a la Administración, aunque ha considerado «insuficientes» las «posibilidades» que ofrece la cuota fijada para la merluza negra.

En concreto, este noviembre el pleno del Parlamento Europeo aprobó el protocolo pesquero de la UE y Senegal, que da acceso a las aguas del país africano a buques de España, Francia y Portugal para la pesca de principalmente de atún y también de merluza negra durante un periodo de cinco años.

De este modo, un total de 28 atuneros cargueros congeladores, diez cañeros y cinco palangreros de España, Portugal y Francia podrán pescar hasta 10.000 toneladas al año de atún y dos arrastreros españoles podrán realizar capturas hasta 1.750 toneladas de merluza negra anuales. La contribución que la UE pagará a Senegal ascenderá a 1,7 millones de euros al año.

En la actualidad, un total de cinco buques gallegos faenan en aguas de Senegal, tres palangreros de superficie que capturan pez espada y túnidos y dos arrastreros de merluza negra. La UE y Senegal firmaron su primer convenio de pesca en 1979, un acuerdo mixto que se aplicó hasta 2006 y en el que se daba acceso a los buques europeos a una amplia gama de recursos.

En 2014, el documento se transformó en un acuerdo centrado en la pesca de atún y, en menor medida, de merluza negra. Este texto garantizaba 38 licencias, casi la mitad para atuneros españoles, a cambio de una compensación de 8,69 millones de euros a pagar durante sus cinco años de duración.

Así las cosas, fuentes del sector de grandes atuneros congeladores de España han explicado a Europa Press que el protocolo aprobado «se ajusta» a lo que «más o menos» se había solicitado a la Administración. Por ello, las mismas fuentes se han mostrado «satisfechas» al tiempo que han recordado que 11 buques españoles faenan en aguas senegalesas para realizar capturas de atún.


Últimos artículos

Contenido relacionado