spot_img

¿Cómo llega el atún que se consume en Canarias?

Desde el mar hasta el supermercado, la industria mundial del atún de hoy depende de cadenas de suministro ininterrumpidas que pueden ayudar a garantizar que el pescado permanezca fresco en su largo viaje a través de los océanos y continentes. Cuando llega a un supermercado de Lidl o Hiperdino una lata de atún o de Sardinas a Mercadona hay todo un proceso previo. Echebastar, una pesquería de atún con sede en Bermeo, España, es una de las pocas empresas internacionales y la única empresa española que produce atún sostenible y de calidad superior. Ofrecer a sus clientes transparencia y confiabilidad es el núcleo de su propuesta de valor. Atún Calvo pretende precisamente reforzar en Canarias esta trazabilidad de forma correcta. El pescado fresco que llega a Canarias a las tiendas de Mercadona se hace por otra vía. Por ejemplo: desde El Aaiún en vuelos procedentes de Royal Air Maroc ante la ausencia de servicios de carga a precios competitivos.

«A medida que creció el alcance de nuestro negocio, las complejidades en mi cadena de suministro también crecieron, aumentando la necesidad de nuevas soluciones. Necesitábamos soluciones que brindaran oportunidades que no existían actualmente», apunta a Puertos928 Juan Basagoiti, Director Comercial de Echebastar. Para manejar más complejidades en la cadena de suministro, Echebastar necesitaba un socio que pudiera ofrecer simplicidad y oportunidades globales.

«Con la oferta integrada de productos y servicios de Maersk, podemos hacer crecer nuestro negocio y llevar nuestro atún a los consumidores de todo el mundo, sin importar dónde se encuentren», agrega Basagoiti.

Maersk antes era socia de algunas terminales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y su filial Safmarine tenía un punto de refuerzo importante en Las Palmas. El atún requiere transporte a temperaturas ultrabajas y atención especializada. Para clientes como Echebastar, el envio con confianza depende de dos factores principales, la visibilidad y la confiabilidad. Con ofertas de cadena de frío como contenedores súper congelados y Gestión remota de contenedores (RCM), Maersk establece una calidad, entrega y confianza consistentes que permiten a Echebastar transportar su producto con confianza y fiabilidad.

“El contenedor súper congelado mantiene una temperatura tan baja como -60°C, que es una solución ideal para el transporte de nuestro atún congelado. Con un producto sensible como este, es muy importante que ofrezcamos a nuestros clientes una calidad óptima, que requiere mucho control sobre el transporte de nuestra carga ”, explica Basagoiti.

Con RCM y la reciente incorporación del asistente virtual Capitán Peter, Echebastar también puede tomar el control total de la visibilidad de su producto.  «RCM nos permite monitorear y controlar las condiciones dentro de nuestra carga desde el momento en que nuestro atún se carga en el contenedor hasta el momento en que el atún se entrega al destino final», comparte Basagoiti. «Podemos enviar a nuestros clientes sabiendo que nuestro atún está recibiendo la atención que requiere, lo que nos da tranquilidad», explica.

Gracias al sistema de súper congelación a -60 ° C y al control robusto de la cadena de producción y suministro, Echebastar puede suministrar atún sostenible de primera calidad a consumidores de todo el mundo. Mediante el envío de contenedores, las ofertas de la cadena de frío y un alcance verdaderamente global, Maersk está dejando una huella positiva en la industria de la pesca de atún al permitir el comercio mundial. Una huella positiva que Maersk y Echebastar dejan juntos todos los días. “Hoy, la red global de Maersk nos permite llegar a múltiples destinos en todo el mundo. Con tiempos de tránsito más cortos y volúmenes más pequeños, podemos proporcionar un producto sostenible a nuestros clientes al tiempo que reducimos la pérdida de alimentos», señala Basagoiti.


Últimos artículos

Contenido relacionado