Las Palmas se tragaría a la Autoridad Portuaria de Tenerife

¿Qué hacer con el puerto de Santa Cruz de Tenerife cuando apenas aporta rentabilidad y tiene menos negocio que el puerto de Pasaia? Las autoridades deberán emplear lenguaje creativo para poder disfrazar un hecho: sería absorbido por el puerto de Las Palmas. De todas formas hay un detalle: la cantidad de empresas de Tenerife que hay operando en Las Palmas con servicios estatratégicos como Montesano (Lanzateide) en Silos Canarios o Loro Parque con Poema del Mar. En 2017 Boluda ubicó su sede en Santa Cruz de Tenerife.

Es lo que señala el Marco Estratégico del Sistema Portuario de Interés General que destaca: «en algún caso, se menciona la posibilidad de una concentración de determinados servicios, a fin de que éstos sean sometidos a una regulación compartida por varios puertos, dejando en tal caso los puertos sin fusionarse. Con todo, ninguna de las propuestas de agrupación de puertos bajo una misma Autoridad Portuaria, va más allá de una Comunidad Autónoma. Se está interpretando con ello que cualquier proceso integrador o fusionador, puede desatar todavía mayor tensión interterritorial de la que existe hoy día».

La revisión del Marco Estratégico del Sistema Portuario de Interés General se hará público este 2021 y delineará un dibujo del escenario futuro de los puertos, donde se refuerce el papel público implicado en el sector portuario, sin perder de vista que el fin último es obviamente las empresas y personas que conforman el tejido socioeconómico al que se sirve.

La estrategia que marcará el Gobierno central no va a quedar más remedio que emplearse a fondo para camuflar esa alianza de civilizaciones ya que subyace el pleito insular y que en Tenerife pueda interpretarse como una agresión. El Marco Estratégico del Sistema Portuario de Interés General ya señala: «se coincide en reconocer que ya se está produciendo de facto una tendencia a la concentración a favor de los puertos grandes»

En esta dinámica, apunta el texto lergal, «afloran dudas en ellas acerca de si ese tipo de política resolvería la problemática descrita o, al contrario, la acentuaría» porque «la cuestión que se suscita es cómo preservar los entornos territoriales de actividad secundaria o terciaria dependientes de puertos menores, si éstos pasan a ser gestionados por Autoridades Portuarias con sedes alejadas de tales entornos, y por tanto poco empáticas con ellos, e influidas por puertos más poderosos».

Algunos de los gestores de puertos menores con mayor actitud defensiva ante la creciente proliferación de acciones depredadoras se niegan a admitir actuaciones orientadas
a la concentración; otros incitan a la concentración, pero solo con la condición de que se asegure una redistribución de recursos permanente, convenientemente reglada a escala de sistema portuario, o en el seno de cada fachada marítima.