spot_img

Canariedad: UE abre la vía para derogar el AIEM hasta final de la pandemia por los fletes




El AIEM, el cinturón de protección arancelario de las empresas industriales de Canarias y que afecta a las sociedades que operan en el puerto de Las Palmas, podría ser derogado hasta que termine la pandemia del Covid19 que, según la OMS, sería a finales de 2024. La medida cogerá forma en función al futuro de los Ertes, que cada mes cuesta a Bruselas 400 millones de euros en las islas. La CE ha comenzado a examinar recibido propuestas formales de productores peninsulares alertando que la quiebra del turismo de todo incluido y el precio de los fletes a Canarias hace imposible que sea rentable abastecer al mercado interior, donde la producción local no tiene encaje para la población canaria. Los fabricantes europeos de polietileno de uso agrario (papaya o fresas) han alertado de la existencia de pérdida de competitividad de las empresas agrarias de frutas tropicales locales a la vista del descenso de ventas en la islas, dañando la soberanía alimentaria, uno de los objetivos de la Administración canaria.

«Si el AIEM existe no es cosa de la UE, es una demanda de Canarias que, si lo pide, se deroga», dijo por teléfono un técnico de la CE que apuntó que España debe estudiar «si le conviene o no» pedir esa medida de forma transitoria sabiendo que hay unas «normas de ejecución establecidas» y que la CE «se verá obligada a declinar toda responsabilidad por las consecuencias». Desde la UE se espera que cualquier tesis lleve consigo una posición «conciliatoria».

Hasta ahora en Canarias los productores peninsulares que operaban en Canarias se encontraban sin respaldo de las firmas de alimentación porque recibían golosos cursos de formación con las que realizar contrataciones artificiales de empleo. Esto compensaba a empresas de distribución a mantener silencio en un estatus quo ante industriales e importadores desde 2003.

La tesis del Gobierno de Canarias es otra: «más aún, dadas las actuales circunstancias y la inminencia de una crisis extremadamente profunda, en la que Canarias precisará de todos los instrumentos a su alcance para dinamizar su economía e ir reduciendo su dependencia del exterior». Los productores de vino, por ejemplo, apuntan que cuando el Gobierno de Canarias lanza esa teoría se olvida que al AIEM se suma el precio de los fletes y riesgos de desabastecimiento que han dejado entrever las navieras.

Pero el no final de la pandemia del Covid19 como se esperaba y que el Gobierno de Canarias admite que la temporada de invierno turístico no será buena en las islas ha movimientos de los grupos de interés en sectores como alimentación, plástico y construcción ante la UE.

Todo esto es producto de un dato oficial caótico: el gasto que realizan los turistas extranjeros que visitan el archipiélago ha descendido un 70,1 por ciento hasta junio, al recaudar 1.037 millones de euros entre enero y junio. Si antes venía a Canarias un millón de visitantes (turistas y escalas) al mes ahora en todo 2021 hasta junio ha llegado 753.587 personas, un descenso del 72,43 por ciento en relación al mismo periodo de 2020.

Los productores de vino han denunciado que no se trata de quitar el AIEM sino derogarlo hasta que termine oficialmente la pandemia por la OMS porque el coste de los fletes y la debilidad del mercado interior conduce a Canarias a un paraíso de marcas blancas. A todo ello, hay que añadir que sectores como la construcción que importan mercancías desde China o Vietnam han visto cómo los fletes han pasado a precios de 15.000 euros cuando. Esto puede alterar al alza modificaciones de modificados de obra. Por un lado Canarias recauda con el AIEM lo que se le marcha por otro lado incrementando costes de la obra civil y sector privado con el consiguiente efecto dañino al turismo.


Últimos artículos

Contenido relacionado