spot_img

Brahim Fassi Fihri: «La nueva situación económica en el Sahara beneficiará a Las Palmas»

A raíz de la histórica decisión de Estados Unidos de abrir un Consulado en Dakhla de carácter esencialmente económico y la celebración de acuerdos entre Marruecos y Estados Unidos, el presidente del Instituto Amadeus, Brahim Fassi Fihri, ha concedido una entrevista. Fassi Fihri analiza las perspectivas de cooperación económica entre los dos países, los posibles sectores de actividad y el fortalecimiento del papel de Marruecos como líder económico en el continente africano.

Pregunta.- ¿Cuáles son las perspectivas de cooperación económica entre Estados Unidos y Marruecos?

Respuesta.- En primer lugar, es necesario insistir en el inmenso alcance del reconocimiento estadounidense del carácter marroquí del Sahara. Interviene, a nivel diplomático, en el contexto de una dinámica virtuosa de apoyo inequívoco a la integridad territorial del Reino, que ha llevado a la apertura de muchos consulados de países hermanos y amigos en Dakhla o El Aaiún.

Hay que decir que hoy, gracias al liderazgo, la intransigencia y el enfoque proactivo del Rey Mohammed VI, Marruecos es más fuerte que nunca a nivel diplomático. El reconocimiento estadounidense es la consecuencia directa de este liderazgo real. Es la culminación de un proceso que ilustra el contenido de la asociación excepcional entre Marruecos y los Estados Unidos. El reconocimiento estadounidense se materializará notablemente con la apertura de un consulado en Dakhla, cuya especificidad será esencialmente económica. Esta representación diplomática de ámbito económico servirá como punto de enlace operativo para los operadores económicos estadounidenses y las instituciones económicas públicas o privadas de este país que deseen invertir en las provincias del sur.

Este reconocimiento estadounidense también permitirá a los inversores estadounidenses tener un acceso más fácil a los mecanismos de financiación y garantía. Por lo tanto, el consulado estadounidense en Dakhla fortalecerá completamente el mecanismo institucional marroquí para promover la inversión y el comercio con los Estados Unidos. Finalmente, el reconocimiento estadounidense cierra definitivamente el falso debate sobre la elegibilidad de los productos originarios de las provincias del sur, que podrán, sin ningún tipo de distinción particular, beneficiarse plenamente del Tratado de Libre Comercio (TLC).

P.- Estados Unidos anuncia un paquete de proyectos de inversión por valor de varios miles de millones de dólares. ¿Cuáles son los posibles sectores de actividad en los que invertirá Estados Unidos?

R.- Inicialmente estamos hablando de una inversión estadounidense de 5 mil millones. Esto es considerable, más aún en un período de recesión económica global causada por Covid-19.

Se mencionan varios sectores estratégicos como las energías renovables, las infraestructuras, el turismo, la innovación o el apoyo a las pymes. Estas inversiones estadounidenses impulsarán la actividad económica, promoverán la creación de miles de puestos de trabajo permanentes y tendrán un gran impacto en el desarrollo socioeconómico del Sahara pero también de todo Marruecos.

P.- La nueva situación económica y diplomática también permitirá acelerar la ejecución de importantes proyectos de infraestructura estructural. Esta cooperación fortalecerá aún más el papel de Marruecos como líder económico a nivel regional. ¿En que medida?

R.- Las inversiones estadounidenses no solo fortalecerán el atractivo económico del Reino, sino que también confirmarán el posicionamiento de Marruecos como un centro africano en términos de inversiones internacionales. Dado que Marruecos ya es el primer receptor africano en términos de IED, las inversiones estadounidenses consolidarán aún más esta posición. La capacidad de Marruecos para la proyección económica hacia su continente de origen se fortalecerá con el surgimiento del polo Dakhla, como punto de partida natural para esta proyección. Dakhla también servirá como plataforma comercial y logística para productos originarios de África occidental, facilitando así su tránsito hacia los mercados europeos y norteamericanos.

En definitiva, la nueva situación económica y diplomática en el Sahara beneficiará no solo a las provincias del sur, sino también a toda África Occidental, tanto en términos de inversión, infraestructura, conectividad y la fluidez del comercio.

 

 

 

 


Últimos artículos

Contenido relacionado