Boluda Towage espera arrancar con la base de Las Palmas este julio

Boluda Towage iniciará a partir de julio tras decisión del consejo de administración, que se espera para jornadas previas al Día de Santiago, el lanzamiento de la base de remolcadores que se llevará hasta cinco meses, de acuerdo con las estimaciones del aparato directivo de Javier Climent, delegado de Boluda en las islas.

La empresa espera que las OSP puedan potenciarse desde el puerto de Las Palmas y reforzar el auxilio por cercanía y velocidad como servicio de seguridad desde la llamada área funcional 6 con 516 metros cuadrados y línea de atraque.

«En los puertos donde no hay remolcadores hay seguros donde no dejan operar», recordó un portavoz de Boluda, que recordó que en Arinaga hay dificultades por el viento «pero más allá de dificultades de climatología, las instalaciones son muy importantes».

De la mano de diversas entidades públicas y empresas privadas líderes en su sector, Boluda Corporación Marítima apoya la viabilidad del proyecto Clúster Hub Hidrógeno Renovable Canarias impulsado por el Grupo Disa y Enagás, dos empresas que se han unido para impulsar la producción, distribución y comercialización de hidrógeno verde para contribuir a la descarbonización progresiva del archipiélago.

Boludaparticipará con Paceco Momentum en un proyecto incluido en el Fondo PORTS 4.0 para utilizar tecnologías disruptivas con hidrógeno y pilas de combustible PEM de alto rendimiento para alimentar grúas transtainer (RTG). El objetivo es eliminar las emisiones de CO2, gases de efecto invernadero y partículas contaminantes en las terminales, contribuyendo así a mejorar la calidad de vida en los entornos portuarios.

El clúster hub de hidrógeno verde requiere una inversión de 100 millones de euros en su primera etapa, llegando potencialmente a los 1.000 millones en 2030, dependiendo de su crecimiento como alternativa de energía limpia. Esta iniciativa tiene como objetivo asegurar la cofinanciación pública con fondos europeos Next Generation y la propuesta ha sido presentada al gobierno de Canarias. El proyecto crearía aproximadamente 200 nuevos puestos de trabajo durante la primera fase de implementación y puesta en marcha.

La infraestructura prevista para esta primera fase tendría la capacidad de producir unas 1.000 toneladas de hidrógeno verde al año, lo que reduciría las emisiones de CO2 en 10.400 toneladas, con una capacidad de absorción equivalente a un bosque del tamaño de 600 campos de fútbol.