spot_img

Basterreche deja la jefatura del centro Sasemar en el puerto de Las Palmas




El Centro Coordinación de Salvamento de Sasemar en Las Palmas cuenta desde este octubre con una nueva directora. Se trata de Sofía Hernández, que desde hace 20 años era controladora en el centro. Es decir: se ha gozado en primera persona el incremento de pateras en las islas desde 1999. Roberto Basterreche regresa a su plaza de controlador. El presidente de Puertos de Las Palmas, Luis Ibarra, destacó este miércoles el esfuerzo de los técnicos de este centro de poder en el desarrollo de una política de respaldo a la actividad marítima de las islas y que consta de una zona de vigilancia de unos 407.000 kilómetros cuadrados.

Los cambios llegan tras las críticas de CSIF de este verano. La central sindical exigió que el centro coordinador de Salvamento Marítimo en Las Palmas cuente con tres controladores por turnos, y no dos, como ha ocurrido en el 46,4 % de las guardias realizadas entre julio y noviembre de 2020, meses en los que se registró un notable repunte de la presión migratoria.

El sindicato ha alertado que «la falta de trabajadores pone en riesgo la calidad del servicio» en un contexto en el que «el número de emergencias relacionadas con la inmigración en Canarias se ha incrementado drásticamente en los últimos años».

Concretamente, en la provincia de Las Palmas, el centro de coordinación de Salvamento Marítimo «ha sufrido un incremento de más del 90 % en el intervalo 2016-2020», precisa la organización sindical. CSIF recalca que, según lo establecido, el centro de coordinación de Salvamento Marítimo en Las Palmas debería contar con una plantilla de 21 controladores, frente a los 18 que están disponibles hasta junio.

«Esto implica que un servicio esencial, como es el salvamento que debería asegurarse con grupos de 3 controladores por guardia, en numerosas ocasiones sólo se realice con 2 controladores, con una carga de trabajo excesiva que pone en riesgo la calidad del servicio y, por tanto, las vidas humanas en el mar», asevera en su nota.

El sindicato ha recordado que los controladores de este centro de Salvamento tienen, entre otras responsabilidades, la de monitorizar el tráfico marítimo en aguas de las islas orientales correspondientes a la Zona Marítima Especialmente Sensible establecida por la Organización Marítima Internacional, así como el dispositivo de separación de tráfico por el que navegan numerosos petroleros de gran porte y buques que transportan mercancías peligrosas: 14.885 entre 2016 y 2020.

Los últimos repuntes en materia de inmigración, la actual inestabilidad de las relaciones entre España y Marruecos y la temporada de verano son indicadores de un incremento exponencial en las operaciones de salvamento, ante los que el sindicato se ha visto obligado a reiterar sus denuncias por «el riesgo de una importante merma en la calidad del servicio».


Últimos artículos

Contenido relacionado