Astican adopta un nuevo nombre en Panamá: Astibal

Astilleros de Balboa (Astibal) es el nombre que Astican ha adoptado en Panamá siguiendo la estela de Astilleros Canarios y Astander, en el cantábrico, cumpliendo la prioridad de la compañía de tener vocación de estabilidad y atención permanente a este mercado. Astican presentó este lunes en Panamá por vía electrónica los papeles para hacerse con la concesión del astillero panameño que ha salido a concurso desde 12 millones de euros.

Astibal espera hacerse con el control del Astillero de Balboa y es el favorito, según fuentes del sector en Panamá consultadas este lunes por Puertos928. El periodo del contrato es de 20 años y el precio pesa 40% y 30% de la oferta técnica. La experiencia en gestión representa una importancia de 20 puntos porcentuales y 10% para la solidez financiera. Astican tiene todas las papeletas.

Desde Astican se mantiene confianza en la seguridad jurídica de las autoridades panameñas y se ha querido ser prudente con la finalidad de no interferir en el proceso técnico para que se garantice la independencia y el calendario previsto.

El Astillero de Balboa, construido hace más de 100 años, es la única instalación en América Latina con tres diques secos, uno de los cuales es capaz de dar servicio a buques Panamax. Fue transferido a Panamá en 1979 y entregado a empresas privadas para su operación hasta 2018, cuando cerró en medio de pagos en mora por parte de su anterior administrador, Mec Shipyards, al gobierno de Panamá.

Panamá espera adjudicar entre finales de 2021 y principios de 2022 un contrato de 12 millones de dólares para rehabilitar y operar el gran astillero cerca del Canal, que está funcionando parcialmente desde el año pasado.

Tras recibir el estatal Astillero de Balboa de manos privadas, a mediados de 2020 la autoridad marítima comenzó a otorgar concesiones temporales para operar partes de la instalación, a fin de evitar una larga suspensión de labores en el astillero después de dos años de parálisis. El nuevo operador de toda la instalación, que se prevé será anunciado en los próximos meses, tendrá a su cargo la remodelación y administración del astillero, ubicado en la costa del Pacífico de Panamá, a través de un contrato a 20 años.

La fecha (para la transferencia de la instalación) dependerá de cuando termine el proceso de contratación pública, esto siendo la adjudicación y firma del contrato. El regulador lanzó una licitación convocando a empresas interesadas en febrero.