Antonio Armas agradece el respaldo de la sociedad canaria a Naviera Armas

El presidente de Naviera Armas Trasmediterrána, Antonio Armas, agradeció este domingo al presidente canario, Ángel Víctor Torres, el apoyo que la compañía ha recibido de los isleños en sus 80 años de existencia. Fue en el momento de recibir la Medalla de Oro de Canarias.

Este reconocimiento le llega a Armas en otro aniversario importante para la compañía, que en 2020 celebró 25 años desde que se estrenó en el tráfico de viajeros con la línea Playa Blanca (Lanzarote)-Corralejo (Fuerteventura) y lo que hasta entonces era una naviera de cabotaje fue abriéndose al negocio de pasajeros.

También lo recibe en un momento en el que va a hacer una pausa en su proceso de renovación de su flota, cuyo último capítulo ha sido la incorporación a la ruta Gran Canaria-Tenerife del catamarán «Volcán de Taidía», un buque de 111 metros de eslora, capaz de desplazar a casi 1.200 pasajeros y 215 coches a 36 nudos (66 km/h).

Naviera Armas recibió este domingo la Medalla de Oro de Canarias en reconocimiento a sus 80 años de servicio en las islas, en un momento en el que el castigo de la pandemia a los transportes ha trastocado los planes que hizo en 2017 al absorber a Trasmediterránea y le ha puesto en una situación inédita, en la que sigue «superando metas volantes».

 

«Hemos demostrado capacidad de adaptación y superación ante una situación límite, con las vicisitudes de la crisis sanitaria y económica. Hay que tener en cuenta que la actividad de la naviera se sustenta, en porcentaje similares, en el pasaje y la carga», asegura en una entrevista con Jaime Cabrera del Pino, director comercial de Carga y jefe de Fletamento.

El 14 de marzo de 2020, España se declaró en estado de alarma y confinó a su población durante semanas. Durante un largo periodo, la movilidad entre territorios estuvo muy condicionada, cuando no prohibida, y tanto las aerolíneas como las navieras sufrieron un impacto directo, que en el caso de Armas afectó a sus tres áreas geográficas de negocio: Canarias, el Estrecho y el Mediterráneo.

Las restricciones a la movilidad de personas no solo impactaron sobre las cifras del negocio de pasajeros, sino también sobre la carga, porque ambos segmentos están muy vinculados en las rutas que opera Armas-Transmediterránea, reconoce Cabrera del Pino.

«Ha sido una situación sin precedentes y todo un desafío que ha puesto al límite la capacidad de superación de las empresas y su capital humano. Se ha tenido que emplear la ingeniería de la imaginación y optimización para poder seguir superando metas volantes en todo este periodo, que aún estamos gestionando», dice, en la primera entrevista que concede la naviera en esta crisis.

Armas resalta que, en el caso de Canarias, desde el 1 de abril al 17 de junio de 2020 contaron con respaldo económico de la comunidad autónoma en forma una subvención contra parte del déficit en el que incurría cuando se pidió a principales operadores logísticos que mantuvieran las rutas aéreas y marítimas esenciales entre las islas, aunque apenas hubiera viajeros utilizándolas.

La naviera asegura que, en este momento, asiste ya a una recuperación en los dos segmentos de negocio, pasaje y carga, pero «modesta», porque no espera que haya un «escenario mejor hasta que no haya una vacunación masiva y se retiren todas las restricciones».

Este año y medio de crisis por el coronavirus ha tenido también su impacto en los planes que la empresa hizo en 2017 cuando absorbió a un gigante como Trasmediterránea por 388 millones de euros, en una operación que la convirtió en una de las grandes navieras de Europa.

«No somos ajenos, como tampoco lo ha sido para cualquier empresa en todos los sectores, a las consecuencias de una crisis sanitaria que ha derivado en crisis económica. Ha supuesto un freno, una interrupción del normal desarrollo y planificación empresarial con evidentes consecuencias de descenso de la actividad», dice Jaime Cabrera del Pino.

La situación ha empujado a Armas a tomar decisiones como la de traspasar al grupo Grimaldi barcos y rutas que operaba Trasmediterránea en Baleares, en una operación que considera «estratégica».

Naviera Armas se siente además respaldada estas semanas por el hecho de que la Comisión Europea haya acordado investigar si la decisión que tomó hace años el Gobierno de Canarias de restringir las operaciones desde el puerto de Agaete (Gran Canaria) con Tenerife a una sola compañía constituyeron o no una ayuda de estado a su principal competidor en las islas.

«Lo es», remarca su directivo, «porque nos permite concentrar todo nuestro potencial en el resto de rutas, resaltando Canarias entre ellas. No sólo se refuerzan las líneas interinsulares, sino también las múltiples conexiones desde el sur de la Península con las islas, y el estrecho de Gibraltar y el norte de África».

«Se ha limitado la competencia en un puerto de titularidad pública, de todos los canarios, lo que además ha impedido la mejora de los servicios y los precios. Hay que tener en cuenta que esta infraestructura pública depende de Puertos Canarios, que de forma irregular ha limitado la operativa y la oferta a un solo operador sin pasar los correspondientes trámites de licitación o concurso. Prueba de este hecho, es la sentencia que el Tribunal de Justicia de la Unión Europa ha fallado dándonos la razón», asegura su portavoz.

Cabrera del Pino subraya, sin embargo, que estos días en Armas están orgullosos de recibir la Medalla de Oro de Canarias, tanto porque «llega en un momento en el que las buenas noticias no sus frecuentes, debido a la pandemia», como porque se lo toman como «un incentivo a continuar» con todos sus proyectos.

«También tiene una connotación importante para una empresa canaria, porque como dice el refrán, nadie es profeta en su tierra. Para nosotros este galardón supone salvar esta cuestión, ya que en muchas ocasiones se apoya más al de fuera que al foráneo», añade.

«A partir de aquí tendremos que ir modulando, en el momento que sea preciso, la materialización de nuevos proyectos de buques. El actual escenario nos hace ser prudentes en los planes de futuro», concluye el director de Carga y jefe de Fletamentos de Armas.