spot_img

Adiós al mito del Sáhara: el fosfato apenas aporta a Marruecos 90 millones anuales




Algo menos de 90 millones de euros. Las exportaciones de minerales de fosfato del Sáhara Occidental ocupado nunca han sido más bajas que en 2019. Esto se revela en el nuevo informe WSRW dado a conocer este 24 de febrero de 2020. El documento, al que ha tenido acceso Puertos928, se señala en una de sus 25 páginas el papel del Puerto de Las Palmas en la llegada de arena procedente de El Aaiún a Canarias. El informe no menciona nada sobre el ritmo de ventas de McDonalds en El Aaiun y tampoco incide en el uso de las TIC entre las familias que están en la parte de bandera marroquí y la parte de bandera argelina.

En el puerto de Al Marsa (a unos veinte kilómetros al este de El Aaiún), desde donde se transporta la roca de fosfato extraída de las minas de Boucraa a India, Estados Unidos o Australia, el director, Mohammed Chehtane, señala a Puertos928 «reinvertimos todo en el acto. Ninguno de los beneficios, si alguno, vuelve a las arcas de OCP. La verdad es que los beneficios son raros. Aunque de excelente calidad (el mayor contenido de P2O5 entre los sitios OCP), la roca aquí cuesta 2.5 veces más cara de extraer que en Khouribga».

En esta región con la tasa de desempleo más alta de Marruecos, la planta de fosfatos es el mayor empleador (2.200 empleados, el 75% de los cuales son locales y 80 millones de euros en nómina). Y eso sin contar las veinte grandes compañías de subcontratación que dependen de él. «Todo el mundo quiere trabajar para nosotros», reconoce Aghbal Kamal, director del sitio de extracción de Boucraa. La región El Aaiún-Sakia El Hamra tiene casi la misma población que Las Palmas de Gran Canaria: 368.000 habitantes.

Para Western Sahara Resource Watch señala que 19 barcos exportaron un volumen total de 1,03 millones de toneladas de fosfato. «Es el volumen más bajo jamás registrado. En comparación con el año calendario anterior, 2018, las exportaciones se redujeron casi a la mitad», señala el informe. Desde colectivos del Sáhara se señala que a Marruecos le cuesta mantener las infraestructuras del Sahara 365 millones, uno diario.La reducción masiva de la producción de fosfatos estaría relacionada principalmente con la retirada del Canadian Nutrien, que en los últimos años ha importado alrededor del 50% del mineral de estas tierras afectadas por el conflicto. La participación de la India en las exportaciones es cercana al 50%, y la mayor parte se destina a la empresa conjunta OCP en el país, Paradeep. Algo menos de un tercio de las exportaciones del año fueron a Nueva Zelanda, las cooperativas agrícolas Agro-Nutrientes Ravendown y Ballance.

El año también estuvo marcado por 4 cargas «misteriosas» a juicio del grupo de interés proargelino. Dos de ellos fueron pequeñas cantidades enviadas a Brasil. WSRW sospecha que el productor de fertilizantes a pequeña escala Fertipar es el importador, pero no recibió respuesta a sus preguntas de la compañía. Las otras dos cargas fueron enrutadas a dos puertos diferentes en China.

El informe también destaca las compañías involucradas en los aspectos técnicos de la explotación por parte de Marruecos de las reservas de fosfato del Sáhara, en particular Continental, Siemens, Worley y Epiroc/AtlasCopco, así como las compañías de transporte marítimo que aseguran el transporte del producto. Desde la inmovilización de los barcos que transportan fosfato a Panamá y Sudáfrica en 2017, ninguna carga ha tomado el camino a través del Cabo de Buena Esperanza o el Canal de Panamá.


Últimos artículos

Contenido relacionado