Maperfish, 30 millones en cinco años

La empresa ZEC Maperfish afronta la nueva normalidad y la existencia de un mercado interior sin turismo con buena posición para desarrollar nuevos mercados y escenarios de negocio. El dueño Jaime Díaz Francés no se puede quejar: la facturación del negocio canario, con apenas cinco años de actividad, ya supera los 30 millones de euros, según se desprende de los datos de Tuset, la empresa auditora y a los que ha accedido Puertos928. La empresa socia catalana, CPMF, factura menos: 21 millones de euros.

Marpefish es ya un gran operador del negocio de la pesca entre la UE y Mauritania y destina aprovisionamientos prácticamente todo el dinero que capta con 28,8 millones de euros producto, según apuntan expertos consultados por Puertos928, a la violencia del propio negocio del mar y a los escasos márgenes de beneficio que hay en este tipo de sociedades. De hecho, en los últimos datos que hay registrados se ha pasado a unos ingresos de explotación de 635.027 en 2019 desde los 1,1 millones de 2018. El resultado antes de impuestos es de algo más de 600 mil euros.

Antes de crear la sociedad en las islas ya tenía una dilatada experiencia como productora y comercializadora de pescado congelado que en Mauritania, donde existe gran satisfacción por la responsabilidad social, programas de seguridad alimentaria y capacidad de apoyo a la formación de empleados y familiares. Cuenta con una factoría propia y contratos en exclusividad con varios buques congeladores a bordo, exportando una cantidad de más de 3.000 toneladas anuales de producto mauritano, principalmente cefalópodo.

Quienes lo conocen sostienen que Jaime Díaz Francés tiene una obsesión: «suministrar productos de la pesca garantizando la máxima calidad, manteniendo la cadena de frío alimentario desde la captura hasta su consumo, realizando la transformación de la materia prima con personal cualificado y altamente experimentado, esa es la receta del crecimiento», destaca un colaborador del empresario, hecho a sí mismo y que disfruta volando bajo radar.

El apoyo financiero para dotar a Las Palmas de un gran músculo es que sus socios catalanes ayudan en la colocación de la mercancía en mercados. CPMF se creó que 2006 aunque desde 1986, cuando España entró en la UE, de la mano de José Antonio Díaz, comercializaba y procesaba pescados y mariscos congelados en Cataluña y Baleares al calor del turismo y canal Horeca. Esto ha permitido consolidar negocio e invertir en 30 oportunidades tecnológicas. La operativa permite importar pescado congelado directamente en los caladeros y exportando a terceros países a distribuidores, manipuladores y a grandes superficies.

La empresa cuenta con acreditaciones de Sustainable Fisheries Partnership (SFP) diseñado para promover la pesca sostenible de pulpo en Mauritania. Durante la celebración de Seafood Expo Global de 2019, SFP firmó un memorando de entendimiento con una serie de instituciones y organizaciones pesqueras, formalizando la creación de la FIP. Marpefish ha renovado acuerdos con SFP.

Organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Ministerio de Pesca de Mauritania han estado trabajando para promover un plan nacional de ecoetiquetado de pulpo, junto con una estrategia nacional para el pulpo. En el plan de trabajo para Marpefish el FIP incluirá la certificación de sostenibilidad del Marine Stewardship Council (MSC). El MSC, que ha apoyado el interés de la industria pesquera en la certificación desde 2010.