110 años de la sabia emigración canaria de marinos a Guerrero, México

Los marinos canarios fueron buena parte del eje de la emigración de Canarias a México, del que se cumple este 2021 el 110 aniversario. Formó parte del conjunto de medidas adoptadas en México durante la larga etapa de gobierno de Porfilio Díaz para fomentar la inmigración extranjera y el costero Estado de Guerrero fue clave en ese proceso. Es uno de los datos del historiador Vicente González Loscertales en su tesis ‘Análisis comparativo de la inmigración peninsular y canaria en México’. Hay un dato: «la emigración española (literal) a México siempre desató polémicas y tuvo encarnizados detractores; sólo la compuesta por canarios fue unánimemente bien acogida» en zonas como Guerrero.

González Loscertales apunta que los inmigrantes canarios llegaron estimulados por planes colonizadores concretos organizados directamente o estimulados por el gobierno mexicano, mientras, a pesar de todos los intentos proyectados desde el poder, los peninsulares vinieron en su mayoría por cuenta propia.

El profesor de la Universidad Complutense de Madrid destaca en el desarrollo de su teoría que «en su inmensa mayoría, los emigrantes peninsulares eran hombres solos; la emigración canaria, aunque mayoritariamente compuesta por hombres, comprendía también un número estimable de familias».

A su juicio, el bloque migratorio canario estaba relacionada con gentes del mar. El aporte principal del canario a la economía mexicana radicó tras los marinos en el terreno de la agricultura, y principalmente en el sector tabaquero por Ramón Balsa con un contingente de españoles de Cuba y Canarias que llegaron atraídos por la oferta de tierras baratas pagaderas a largo plazo con el tercio de la cosecha y otro tercio vendido a precio convenido de antemano al propietario de la tierra». Además de Guerrero, estos isleños acabaron en el sur de Veracruz, Campeche, Yucatán y Tamaulipas.

Una de las diferencias de esa emigración es que mientras desde la España continental iban mayormente hombres solos, desde Canarias iban familias, es decir, hay una componente importante de descendientes directos de mujeres y hombres de Guerrero que tienen abuelos isleños. Asimismo, la emigración peninsular se diseminó por todo el territorio mexicano, mientras que la canaria se concentra en las zonas tropicales del litoral oriental, entre Chiapas y Oaxaca.

Antes, posterior a la conquista, tras hacerse la división antigua de la Nueva España, Guerrero pasó a formar parte del Reino de México y de la provincia del mismo nombre. Durante la colonia el puerto de Acapulco fue punto de partida del comercio con el oriente a través de Manila y el Galeón de Acapulco, que hacía viajes de intercambio comercial entre Filipinas y Acapulco, trayendo mercancías procedentes de China y la India, como tejidos de seda y algodón, cerámica china y objetos de oro; el mismo galeón regresaba a Manila cargado de plata acuñada y en barras; vino español procedente de Canarias, textiles insulares, y mantas de Saltillo, tejidos de oro poblanos, grano de Oaxaca y cacao de Chiapas y Tabasco.